La de los Reyes y las reinas

En estos días se ha desatado la polémica porque en la cabalgata de Reyes de Puente de Vallecas han incluido una carroza de la diversidad en la que irán una rapera, una actriz Y UNA TRAVESTI. Y se ha armado la marimonera. Ande, ande, ande.

la-prohibida

¡Atención! ¡Preparados para la ignición!

Como si de una reunión de vecinos se tratase, todo el mundo se ha animado a dar su opinión porque para qué vamos a quedarnos calladitos si escribir en Facebook y Twitter es gratis: que si es una aberración, que si el lobby gay esto, que si el lobby gay lo otro… Vamos, las mismas mierdas los mismos argumentos que leemos en junio, pero con seis meses de adelanto.

Lo más curioso ha sido escuchar de boca de unos conocidos (que no son de los que salen con banderas arcoiris el día del Orgullo, pero tampoco de los que montan un drama cuando se enteran de que uno de sus hijos cose para la calle) que esa carroza “no pegaba” en la cabalgata. En ese momento me he atusado la peluca y les he preguntado por qué.

giphy

Soy toda oídos

Hemos entrado entonces en el bucle Es que no pega / ¿Pero por qué? que parecía que iba a ser más largo que la carrera musical de Raphael hasta que me han soltado una retahíla de argumentos que tuve el placer de desmontar uno por uno:

  1. No tiene nada que ver con la Navidad. Pokémon y Star Wars tampoco y no nos veo rasgándonos las vestiduras (de hecho me parece genial porque soy superfanS – así, en plural – de ambos y casi me emociono más que los propios niños cuando veo un Darth Vader)
  2. Las tradiciones hay que respetarlas. [repetir punto 1]
  3. A los niños les gustan esos personajes. Sí, y también cualquiera que salga rodeado de regalos y les tire caramelos; me podría subir yo a una carroza y el efecto sería el mismo.
  4. Es como si saliese la Legión a desfilar. Seguramente habrá más niños LGTBI viendo la cabalgata que niños legionarios, así que algo de relación le veo.
  5. Es que a ver cómo se lo explicamos a los niños. A los niños se la reflanflinfa [ver punto 3]
  6. (A colación del punto anterior) Los niños preguntan todo y querrán saber quién va en la carroza. Pues les puedes decir lo que te apetezca: que es una mujer, que es un hombre con peluca o que es una prima hermana lejana de las Winx por parte de padre. La educación de los niños es responsabilidad de los padres, no de la cabalgata de Reyes.

La pena es que todo este cirio lo están montando los adultos porque la situación les incomoda: este año los maricones homosexuales vamos a demostrar públicamente que somos maricones homosexuales no sólo en el Orgullo, sino también en la cabalgata de Reyes de un barrio de Madrid. Oh, Dior mío.

48b

¿Pero es que nadie va a pensar en los niños?

Anuncios

La de la normalización 

La que has liao, pollito Eliad Cohen. Y todo por el inocente deseo de querer normalizar la imagen de los gays en televisión, lo que te ha llevado, según la explicación que tú mismo has puesto en tu página de Facebook, a cometer un simple error con el idioma.

eliad-2

¡Pero si parece que no ha roto un culo plato en su vida!

Sobre la normalización se han escrito rios de Gloria tinta, pero es un debate que parece que no acaba nunca. Tú, mi queridísimo Piscis, a lo mejor piensas que normalizar al colectivo LGTBI no tiene nada de malo, ¿verdad? Pues te equivocas de cabo a rabo (no, ese rabo no). Por lo menos desde mi punto de vista.

walter-white-driving-oh-god

Agárrate, que vienen curvas

Según la RAE, normalizar significa hacer que algo se estabilice en la normalidad. ¿Y qué es la normalidad? Quizás para ti ser normal signifique no tener pluma y  que la gente te suelte el manido ¡Pues no se te nota nada que eres gay! cuando hablas por primera vez de tu chihuahua, pero para mí eso es una absoluta gilipollez.

Si nos basamos en los mismos  estereotipos, un hombre heterosexual tendría que escupir en el suelo y hablar de fútbol todo el tiempo y las conversaciones de las mujeres heterosexuales deberían tratar sobre el último vestido que se han comprado y sobre que Fulanita está más gorda o tiene más estrías desde que la dejó Menganito. Y sabemos que no es así.

What’s the tea, gurl?

Todos conocemos maricas futboleros, maricas taurinos e incluso maricas fervorosamente religiosos. Y eso es porque la orientación sexual (sea la que sea) sólo condiciona con quién te acuestas, no tu forma de hablar, ni la ropa que te pones, ni siquiera la música que escuchas. Y lo dice uno que ama a Britney Spears sobre todas las cosas.

Porque, cariño mío, como ya publiqué una vez en Twitter (ATENCIÓN A LA AUTOPROMO), el problema viene cuando se generaliza porque lo único en lo que coincidimos TODOS los maricas es en que nos gustan los penes. Fin de la historia.

La del orgullo

Amanerado, bujarra, mariquita, culero, que cose para la calle, desviado, finocchio, gay, loca, colipato, que juega en otro equipo, homosexual, bollo, cachapa, tragasables, bollera, maleante, invertido, faggot, trucha, julandrón, de cáscara amarga, lesbiana, schwul, ninfo, palomo cojo, galleta, obvia, que pierde aceite, sodomita, joto, puto, queer, rosca, hueco, muerdealmohadas, a friend of Dorothy, parchita, sarasa, lamefelpudos, mariposón, péde, transexual, panadera, vago, soplanucas, de la acera de enfrente, choto, tortillera.

orgullo1